Lechuga Romana

La Lechuga romana se caracteriza por su larga cabeza y por sus hojas robustas, alargadas y con un gran nervio central. No llega nunca a formar un verdadero cogollo.
La lechuga romana es la más nutritiva de todas y por su tolerancia a las temperaturas la podemos encontrar en todas las estaciones del año. El sabor de la lechuga romana es ligeramente amargo.
La lechuga romana es rica en vitaminas A, B, C y E, en minerales como el magnesio, potasio, calcio, sodio, hierro o selenio.

Propiedades:

Esta web usa cookies esenciales y analíticas para ofrecer un mejor servicio y hacer estadísticas de datos de uso. Acéptalas antes de seguir navegando para poder disfrutar de todos sus contenidos con plena funcionalidad. Siempre puede actualizar su selección haciendo clic en Preferencias de cookies en la parte inferior de la página. Si quieres más información, visita nuestra Politica de Cookies

Cookies analíticas: